"Haschisch", poema de José Martí (Cuba)


Haschisch (José Martí – prócer cubano)

Arabia: – tierra altiva
Sólo del sol y del harem cautiva
(…)

Un beso de mujer! – Yo lo he sabido
Es un muy dulce instante extra – vivido –
El árabe si llora,
Al fantástico haschisch consuelo implora.
El haschisch es la planta misteriosa,
Fantástica poetisa de la tierra:
Sabe las sombras de una noche hermosa
Y canta y pinta cuanto en ella encierra.
El ido trovador toma su lira:
El árabe indolente haschisch aspira
Y el árabe hace bien, porque esta planta
Se aspira, aroma, narcotiza, y canta.
Y el moro está dormido,
Y el haschisch va cantando,
Y el sueño va dejando,
Armonías celestes en su oído.
Muchos cielos ha el árabe, y en todos
En todos hay amor, – pues sin amores,
Qué azul diafanidad tuviera un cielo?
Qué espléndido color las tristes flores?
Y el buen haschisch lo sabe,
Y no entona jamás cántico grave.
Fiesta hace en le cerebro,
Despierta en él imágenes galanas;
El pinta de un arroyo el blando quiebro,
El conoce el cantar de las mañanas,
Y esta arábiga planta trovadora,
No gime, no entristece, nunca llora;
Sabe el misterio del azul del cielo,
Sabe el murmullo del inquieto río,
Sabe las estrellas y luz, sabe consuelo,
Sabe la eternidad, corazón mío!
(…)

Amor de mujer árabe! Despierta
Esta mi cárcel miserable muerta;
Tu frente por sobre mi frente loca:
Oh beso de mujer, llama a mi puerta!
Haschisch de mi dolor, ven a mi boca!

Publicado em: Revista Universal, Mexico, 1º de junho de 1875